viernes, 25 de marzo de 2016

Cazadores de sombras: Episodio 11


¡Hola a todos! Hoy os comentamos que nos ha parecido el capítulo once de la serie. Se está acercando el final de la temporada, y la serie es cada vez más interesante. Cada episodio nos deja con ganas de más.

Tras el ataque del demonio a Jace en el mundo paralelo, tienen que buscar una forma de ayudarle, su vínculo parabatai es muy débil y eso no ayuda con sus runas. En esta parte vemos cómo Michael se preocupa por Jace, e intenta mantenerlo consciente hablando de momentos de su infancia, quitando cualquier duda de que no es su padre. También vemos a lo largo del capítulo, la lealtad que siente Jace hacia su padre, cómo le afecta todo lo que le diga y que es incapaz de volverse en su contra. Incluso en lo referente a la historia de su halcón, lo defiende y está convencido de que lo hizo para que fuera mejor.

En este episodio encontramos una escena de Clary y Jace que nos ha encantado, en la que por fin empiezan a reconocer sus sentimientos hacia el otro. No podemos evitar sentir lástima, pues seguramente sea la última escena de este estilo que veamos de ellos, aunque seguimos queriendo verlos juntos y cómo sigue su relación a partir de ahora.

De nuevo podemos ver como Simon se involucra para poder ayudar a su amiga. En esta ocasión Simon y Clary van al hotel Dumort para poder conseguir sangre humana, ya que es la única manera de ayudar a Jace. Vemos como Raphael, el nuevo líder de los vampiros, no tiene ningún interés por ayudarlos, pero sin embargo Simon le hace chantaje con contarles a la clave como él fue participe cuando Camille se aprovechó de él.


Mientras, Alec intenta evitar que Isabelle sea exiliada sin sus runas. En este capítulo se aprecia mucho más lo fuerte que es la relación entre los hermanos. Vemos como ambos harían cualquier cosa para proteger al otro y lo mucho que se quieren. Ya no hay forma de parar el juicio por lo que Izzy elige a Magnus para que la defienda en el juicio. Puesto que ella no puede abandonar el instituto, es Alec quien va a visitar a Magnus a pedirle que ayude. Así podemos disfrutar otra escena de una de nuestras parejas favoritas. Como siempre, Magnus aporta un toque de humor que nos encanta. Además podemos ver, que a pesar de su despedida en el capítulo nueve, sigue interesado en Alec. Esto nos encanta, que no se rinda por la inminente boda y siga intentando que Alec entre en razón y reconozca sus sentimientos.

Podemos ver que llega un nuevo personaje, muy importante en el segundo libro de la saga. La inquisidora, Imogen Herondale. Es la encargada de juzgar a los cazadores de sombras que actúan en contra de la ley que dicta la Clave. Ha sido enviada para dirigir el juicio contra Isabelle, encontrar a Jace y Clary y recuperar la copa mortal antes de que la consiga Valentine. Lo que más nos gusta de este personaje es lo bien que representa la inflexión de la Clave ante la ley, y cómo actúan contra aquellos que no la siguen.

Nos ha sorprendido ver una nueva actitud por parte de Lydia, que por primera vez deja de lado la ley y decide enfrentarse a la inquisidora, aunque no sirva para evitar la sentencia contra Isabelle. Decide defenderla puesto que sabe que hizo lo correcto salvando a Meliorn, y que no pueden tratar de cualquier manera a  los subterráneos. Aunque ahora tenemos una mejor opinión sobre este personaje, sigue sin gustarnos nada que su compromiso con Alec siga adelante.

Lo más impactante del capítulo ha sido la parte de Renwick. Descubrir que Valentine estaba fingiendo ser Michael Wayland, al igual que los años en que crió a Jace, tal como suponíamos, y que Clary y Jace son hermanos. Lo que no esperábamos es que Clary sospechara de él, y le engañara usando una copa falsa creada con glamur, cuando vimos que le entregaba la copa a Michael creíamos que no la podrían recuperar. Nos ha gustado mucho que eligieran ese escenario, el mismo que en el libro. Nos ha sorprendido ver todo esto antes del final de la temporada, junto con encontrar a la madre de Clary, puesto que es el final del primer libro. Ahora estamos aún más intrigadas por lo que pueda pasar en los dos próximos capítulos,

Cuando comenzó la serie no estábamos muy convencidas con la idea de que la copa mortal sirviera para controlar demonios, pero tenemos que reconocer que nos ha gustado bastante como lo han desarrollado. Le da más emoción a la historia y nos ha dejado una gran escena en este capítulo. Además presentan otro de los instrumentos mortales, la espada alma, que emplean en los juicios dado que obliga a los cazadores de sombras a decir la verdad.


No nos ha gustado la reacción al final, por parte de Luke y Simon, al saber que Jace  y Clary son hermanos. Sabemos que Simon sigue interesado en ella, pero no esperábamos que se riera al descubrir que ya no pueden estar juntos. Respecto a Luke, entendemos que ve a Simon como una versión suya de joven, enamorado de su mejor amiga, pero esperábamos que apoyara más a Clary tras conocer la verdad, en lugar de alentar a Simon con sus sentimientos.

¿Cuál es vuestra opinión sobre el capítulo? ¿Os esperabais la estrategia de Valentine? Contadnos qué pensáis.

*¿Aún no has visto la entrada sobre el capítulo anterior? Aquí tienes el enlace: Cazadores de sombras: Episodio 10

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada